Nuestras abejas tienen acceso a diversas flores autóctonas, como manuka, kanuka y rewarewa, lejos del alcance de los aerosoles y pesticidas.

Nuestra mezcla de horopito también se obtiene de la flora nativa.